REVESTIMIENTO LAJA

Este tipo de revestimiento en piedra natural para paramentos verticales, se coloca con lajas o tochos de piedra, generalmente pizarra, aunque también se utilizan cuarcitas, areniscas, etc., para este uso. Asentadas unas sobre otras, a modo de mampostería, pero sin dar como resultado una fachada portante, sino un revestimiento de fachada.

Según se precise estéticamente, se puede optar por una colocación en seco, sin junta de cemento ó bien con juntas rellenas de cemento entre piedra y piedra, a modo de mampostería en seco o mampostería ordinaria.

El material suele ocupar aprox. 10 cm, dependiendo del material utilizado claro está, y junto con los materiales de agarre, hace que este tipo de revestimientos tengan a partir de 15 cm de espesor, lo que le confiere un gran poder de aislamiento al edificio en donde se colocan.

Aun siendo un revestimiento de un uso y estética de origen rústico y rural ó incluso de zonas de montaña, ha sido adoptado por la arquitectura moderna, gracias a su belleza, calidez y durabilidad; y es común verlo colocado en edificios modernos de nueva construcción en urbanizaciones residenciales.

Para asegurar la adherencia del revestimiento, más siendo este tan pesado, no solo debemos utilizar el mortero de cemento que unirá las lajas de piedra a la fábrica, hay que añadir a modo de armazón, llaves o mallazo de acero corrugado, colocadas a tresbolillo, para conseguir unir todo el revestimiento a la base vertical, siendo esta una fábrica de ladrillo u hormigón.