PAVIMENTOS INTERIORES

La aplicación de la piedra natural en interiores se remonta miles de años atrás. La gran variedad de piedra natural proporciona al interior de la edificación un componente de estética, belleza y funcionalidad sin igual.

La piedra natural en interiores buscaba ennoblecer las estancias conjugando la inmensa variedad de tonalidades y acabados superficiales , e incluso formando en los solados auténticas obras de arte, con distintas formas geométricas sin límites estéticos ni artísticos.

Una vez más, los avances técnicos en la producción, han conseguido abaratar y hacer asequibles solados interiores de calidad para poderse proyectar en cualquier edificación, dejando de lado el lujo en qué consistía este tipo de trabajos.

Su uso en catedrales, palacios, viviendas nobles, por citar algunos ejemplos, que perduran hasta nuestros días es un gran ejemplo de la durabilidad de este tipo de uso de la piedra natural.

Como en cualquier tipo de colocación, es muy importante tener en cuenta, para evitar problemas futuros, el grosor de la piedra, un material de agarre y de rejuntado adecuado a cada tipo de piedra, la textura elegida, ya que en zonas húmedas como baños es importante un acabado superficial antideslizante, y el tipo de piedra según el uso que se le va a dar.

Una vez elegido un material y colocación óptimos, obtendrá un solado de gran calidad, duradero y atemporal, clásico y alejado de la dictadura de las modas; que incluso envejece de forma elegante, con un sencillo mantenimiento y limpieza con escasos productos químicos.

Otro aspecto que cobra una importancia capital en interiores es una colocación óptima, para evitar la aparición de cejas y una combinación adecuada de las distintas tonalidades que pueden aparecer en la piedra natural. Los soladores propios de Naturpiedra, debido a su profesionalidad de tantos años en este tipo de colocación, logran conjugar perfectamente este tipo de materiales con una colocación óptima.

Las piedras naturales más usadas en pavimentos interiores por su dureza, estética y posibilidad de innumerables texturas son: Marmoles, granitos, filitas, pizarras, calizas, cuarcitas y basaltos.