RESTAURACIÓN DE LA CUBIERTA EN LA ABADÍA DE ABONDANCE, FRANCIA

La Pizarra Gris Jbernardos adquiere un papel protagonista en la restauración de la cubierta de La Abadía de Abondance, Francia.

La Abadía de Abondance (s. XII) situada en la región de Saboya, Francia, muy próxima a las montañas fronterizas con Suiza, se convirtió en 1875 en el primer edificio de la región catalogado como monumento histórico.

En el año 2014, el equipo de ALEP Architectes se hizo cargo del proyecto de restauración de diferentes zonas del edifico, entre las que se encontraba la cubierta. El estudio diagnosticó diferentes problemas debidos a las filtraciones de agua que afectaban tanto a la cubierta, restaurada en 1970 con un tipo de teja de madera denominada tavaillons, como a su estructura realizada en madera.

Para los trabajos de restauración ALEP Arquitectes decidió volver al material inicialmente utilizado para la cubierta del monumento, la pizarra de montaña. La pizarra original, año 1730, provenía de canteras de la región, ya cerradas. Esta pizarra se caracterizaba por un color gris claro y reluciente, de tamaño pequeño y cuya colocación se realizaba mediante clavos. El estudio descartó distintos tipos de pizarras de diferentes partes del mundo debido a la diferencia de color o a la lejanía geográfica, entre otros motivos. Finalmente, el equipo de Philippe Allart eligió la pizarra de montaña de Bernardos, Segovia, por sus características técnicas (dureza, flexibilidad, resistencia a los cambios climáticos y su clasificación LNE A1/T1/S1) y estéticas (color gris plomizo, reflejos metalizados y un veteado único y característico). Desde ese momento, año 2014, Naturpiedra Jbernardos está inmersa en el programa de restauración de la cubierta de la Abadía de Abondance suministrando su Pizarra Gris.

La producción de la Pizarra Gris Jbernardos responde a la perfección al alto nivel de exigencia de esta obra de restauración. Uno de los motivos es la ausencia de explosivos para el corte de los bloques de los que se extraen posteriormente las tejas, realizado únicamente con hilo diamantado, además de la exfoliación y preparación de los cantos “mordidos” de la pizarra de manera manual/artesanal. Estos cuidadosos trabajos de producción junto con la estricta selección de las pizarras han permitido la instalación de las piezas más bellas en la cubierta de la Abadía.

Para esta obra de restauración se han utilizado más de 40.000 piezas rectangulares colocadas mediante el tradicional sistema de clavos.

La restauración de la cubierta se ha llevado a cabo en varias fases lo que ha supuesto el trabajo en condiciones meteorológicas adversas, combatidas gracias a la construcción de una doble cubierta provisional a base de una estructura ligera sobre andamios que protegía al edificio y a los equipos de trabajo.

Gracias al exitoso resultado de este proyecto, Naturpiedra JBERNARDOS ha continuado realizando obras de restauración en la región de Saboya, donde se apuesta por la Pizarra Gris Jbernardos por razones técnicas e históricas.